Home » Educacion sobre Deudas » Ir a la Quiebra – Una Decision Muy Personal

Ir a la Quiebra – Una Decision Muy Personal

La mayoría de las solicitudes de quiebras se presentan debido a una gran cantidad de deudas, causadas por problemas financieros como desempleo, el tener un seguro inadecuado, caer en gastos médicos catastróficos, problemas matrimoniales, tener lineas de crédito muy alto y haberlas rebasado, y en raras ocasiones, tener gastos descontrolados. La quiebra es una decisión personal.

Las leyes sobre quiebras fueron ratificadas y son herramientas para permitirle a la gente comenzar de nuevo, y para dar opción a los consumidores para poder pagar su deuda, de una forma organizada. Si usted tiene demasiadas deudas y no encuentra la forma de pagar todo el dinero que debe, podría interesarle presentarse en quiebra. Si usted puede pagar a sus acreedores, pero necesita alejarse de una orden de retención de sueldo o amenazas de readquisiciones, considerar la quiebra es una opción.

Hay otras alternativas, si está atrasado en las cuentas pero no se siente abrumado por las deudas, es posible que pueda cubrir sus adeudos sin tener que declararse en quiebra, observe si puede realizar alguna de las siguientes acciones:

  • Busque formas de tener más ingreso de dinero.
  • Mantenga sus finanzas dentro de un presupuesto. Lleve control de sus gastos, incluso, anticipe gastos que se aproximan y de las cuentas que debe pagar mensualmente.
  • Reconsidere los gastos de su estilo de vida. Si la hipoteca o costo del financiamiento de un auto nuevo lo están matando, considere reducir uno de estos gastos hasta que recupere su estabilidad financiera.
  • Reduzca el uso de sus tarjetas de crédito. Deje de usar o cancele sus tarjetas de crédito, use dinero en efectivo o tarjetas de sus cuentas de ahorro.
  • Medite sus compras. Compare los precios de los artículos que compra.
  • Inicie el hábito de ahorrar. El ahorro para un fondo de emergencias es un hábito en la mayoría de las familias.
  • Si ya tiene demasiadas deudas de tarjetas de crédito, considere una consolidación de deudas.  Esta puede ser una de las pocas alternativas disponibles si no tiene dinero suficiente para pagar sus gastos de vida y los costos de la deuda.